El titular de Hacienda destacó las cifras y llamó a la calma ante las circunstancias externas que afectan la economía nacional. “Hay que mirar a corta distancia para ver las tribulaciones en algunas economías aquí en el vecindario, y frente a problemas que afectan a algunas economías emergentes, pero hay que ver la resiliencia de la economía chilena”.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, valoró los datos del Imacec y las mejores proyecciones que consideró el Banco Central en su tercer Informe de Política Monetaria (Ipom) del año.

Respecto de la expansión que presentó la economía en el mes de julio, la cual alcanzó un 3,3%, Larraín valoró el crecimiento del sector no minero, el cual anotó un alza de 3,8% y “es lo que está empujando el carro”.

“Podemos decir además que tenemos una base de comparación más exigente (…) son crecimientos más moderados, algo menores a lo que veníamos viendo en el primer semestre, pero siempre dijimos que los crecimientos se iban a moderar”, enfatizó el secretario de Estado.

“Yo creo que eso está llegando a la gente. Nos gustaría que fuera más lo que llegara,pero está llegando. ¿A través de qué? de un incremento asalariado privado que son los empleos de mayor calidad. En los últimos meses hemos visto crecimientos superiores a los 70 mil empleos asalariados privados en los últimos trimestres móviles, por lo tanto algo de esto está llegando y espero que pueda seguir llegando”

En “otra buena noticia”, Larraín destacó las cifras en el IPoM, el cual aumentó el rango de la proyección de crecimiento para 2018 de 3,25-4,0 a 4,0-4,25 por ciento.

“Es una corrección muy significativa que ocurre a pesar de que las condiciones externas se deterioran”, apuntó y mencionó que los riesgos en torno a la guerra comercial hoy son más inminentes que antes y que la economía chilena no es “invulnerable”.

Sin embargo, respecto de las mejores estimaciones, el ministro afirmó: “Quiero destacar este punto, porque en un contexto internacional complejo (…) lo que está mostrando la economía en este momento es una resiliencia significativa frente a los shocks externos”